El decrecimiento econonómico como alternativa al capitalismo salvaje

“El crecimiento económico ha propiciado entre nosotros el asentamiento de un modo de vida esclavo que nos hace pensar que seremos más felices cuantas más horas trabajemos, más dinero ganemos y, sobre todo, más bienes acertemos a consumir.”

Capitalismo Salvaje Opening

Son palabras del politólogo Carlos Taibo, que habla de la publicidad, el crédito y la caducidad como elementos de ese modo de vida esclavo. Taibo cuenta una anécdota muy recurrente para ilustrar la idea del decrecimiento económico como baluarte de su pensamiento:

Un pueblo de la costa mexicana. Un paisano se halla adormilado, junto al mar. Un turista norteamericano se le acerca, entablan conversación y el turista le pregunta:

– ¿Y usted a qué se dedica?

– Bueno, yo soy pescador.

– Caramba, un trabajo duro. ¡Trabajará usted muchas horas cada jornada!

– Bueno, me suelo levantar tarde, luego pesco unas dos o tres horas. Después juego un rato con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer… y al atardecer salgo con mis amigos a beber unas cervezas.

– ¿Y por qué no trabaja más?

Capitalismo Salvaje El Roto

– ¿Y para qué?

– Porque si trabajase más, en un par de años dispondría de un barco más grande.

– ¿Y para qué?

– Porque así, más adelante podría abrir una factoría en este pueblo.

– ¿Y para qué?

– Así, con el paso de los años, montaría una delegación en la capital.

– ¿Y para qué?

– Así, más adelante, abriría oficinas en Estados Unidos y en Europa. Las acciones de su empresa cotizarían en bolsa  y sería usted inmensamente rico.

– ¿Y para qué?

– Bueno, qué sé yo… al cumplir 65 ó 70 años podría retirarse tranquilamente y venir aquí, a su pueblo, a levantarse tarde, pescar un par de horas, jugar un rato con sus nietos, dormir la siesta con su mujer y salir con los amigos a beber unas cervezas.

Como bien aclara Carlos Taibo, en la anécdota no se explica cuántas horas trabajaba la mujer del mexicano protagonista de la historia. Aquí os dejamos el vídeo con sus sorprendentes pensamientos, que frisan el anarquismo, pero que sin duda nos hacen pensar acerca del estilo de vida que hemos fabricado en la última mitad del siglo XX y cuyas carencias se han acentuado con el nuevo milenio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s